El culantro es una planta que logra alcanzar longitudes de 40 a 60 cm de largo. La planta entera es comestible, aunque suelen consumirse en mayor medida las hojas y sus semillas. En este artículo te mostraremos cómo cultivarlo en tu casa.

Cómo cultivar culantro en casa

Debemos saber que el cilantro no soporta temperaturas muy bajas, pero tampoco las temperaturas muy altas. En lugares fríos, las fechas de cultivo recomendadas son a finales de la primavera, entre los meses de marzo y mayo.

En lugares más cálidos su desarrollo es más efectivo que durante épocas donde la temperatura se encuentre disminuida, por ejemplo, otoño.

Primer paso: Encuentra un espacio

El terreno que escojas para cultivar tu cilantro debe ser amplio y al aire libre para que pueda tener acceso completo a la luz solar. Es posible que aguante sombra en zonas en las que el sol brille intensamente.

En caso de que quieras tratar el terreno previo a la siembra, usa una pala para que puedas hacer una superficie de unos 5 a 8 centímetros de abono orgánico sobre la capa superior del terreno. Usa un rastrillo para ablandar la tierra y poder pasar a la siembra.

Segundo paso: Sembrar tus semillas

Las semillas de cilantro debes sembrarlas a una profundidad de 5mm y con una separación de 15 a 20 cm dispuestas en filas separadas a 30 cm cada una. Estas ocupan gran cantidad de humedad para poder germinar, procura regarlas con regularidad.

Debido a que el cilantro no tarda mucho tiempo en crecer, a las 2 o 3 semanas ya deben haber germinado. Procura sembrar un nuevo grupo de semillas cada 2 o 3 semanas para que cuentes con un cultivo eficaz de cilantro en el transcurso de la temporada entera de cultivo.

Tercer paso: Fertilizar

Puedes fertilizar tus plantas de cilantro una vez que estas hayan alcanzado una longitud de 5 cm con fertilizante de nitrógeno diluido en agua. Ten precaución en no excederte con el fertilizante, necesitas aproximadamente solo ¼ de taza por extensión de 7,5 m de terreno.

Cuarto paso: Cosecha

Puedes cortar las hojas y tallos individualmente desde la base de la planta del cilantro, cuando éste haya alcanzado un largo de 10 a 15 cm. Para usos culinarios, emplea los nuevos y frescos, no los viejos y descuidados porque adoptan un sabor desagradable.

Cultivar culantro en macetas

Primer paso: Condiciones de la maceta

La maceta o vasija donde vayas a cultivar tu culantro debe contar por lo mínimo con unos 45 cm de largo y unos 20 cm de profundo. Debido a que no es recomendable trasplantar el cilantro, la maceta debe poseer un tamaño óptimo para disponer su eficaz desarrollo.

Segundo paso: Siembra

La tierra que utilices debe ser de drenaje rápido. Si así lo quieres, agrega algo de fertilizante. Riega la tierra con poca agua ya que lo que buscamos es que esta quede un poco húmeda, no queremos provocar un barrial.

Esparce las semillas cuidadosamente sobre la tierra para luego disponerlas de manera uniforme. Seguidamente, agrega una cubierta de tierra de unos 5 mm aproximadamente.

Tercer paso: Maceta al sol

Para un crecimiento óptimo, esta planta necesita total disposición de la luz solar, deja tu maceta en un lugar donde estas condiciones sean de fácil alcance, como la ventana de tu casa o establecimiento. Las plantas deberían germinar a la semana o semana y media.

Cuarto paso: Cosecha

Cuando tus plantas de cilantro hayan alcanzado de 15 a 20 cm de largo, suerte, ya están listas para ser cosechadas. Corta 2/3 de hoja semanalmente, esto estimula que la planta siga produciendo y creciendo. Así pues, podemos cosechar hasta 4 veces en una sola maceta.

Para cultivar cilantro en surcos se debe labrar la tierra anteriormente. La distancia de los surcos debe estar dispuesta de manera de saber la longitud que alcanzarán las plantas en su etapa final de desarrollo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here