La tuna es un fruto oriundo de Perú. Se destaca por sus excepcionales atributos nutricionales y delicioso sabor que lo convierten en un superalimento. Además, sobresale su extraordinaria capacidad para crecer en zonas donde escasea el agua. Ello le permite ser considerado un cultivo prodigioso que contribuye a una alimentación más sostenible y adaptable al cambio climático.

La tuna (Opuntia ficus-indica), conocida también como nopal, es una planta tropical de la familia de los cactus. Tiene una capacidad para desarrollarse en terrenos afectados por el estrés hídrico o escasez de agua.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) asegura que el cultivo de tuna frena la desertificación e impide la erosión del suelo. Además, consume dióxido de carbono (C02) por las noches en grandes cantidades. Ello ayuda a disminuir significativamente la contaminación del aire.

Tuna y cochinilla

La tuna hospeda a la cochinillana grana. Este es un insecto que produce tinturas rojas y purpúreas con un grado de pureza de 18 % a 20 % de ácido carmínico, a diferencia de otros países productores. Es por ello, que el Perú es el mayor productor y exportador del mundo.

En Perú, el uso de tintura extraída de la cochinilla para teñir textiles y como maquillaje ritual data desde la época precolombina.

Bondades nutricionales

Consumir frecuentemente tuna es altamente saludable. Esto ayuda a reunir una serie de bondades nutricionales entre las que resaltan su alto contenido de vitamina C; lo que permite prevenir y combatir resfríos y favorece en la recuperación de la gripe común.

Al ser una fruta baja en calorías y grasas, la tuna es clave para las personas que desean bajar de peso. Gracias a los antioxidantes que contiene evita el deterioro celular causado por los radicales libres, previniendo el envejecimiento.

También contribuye a reducir el colesterol y los triglicéridos, y con ello los problemas cardiovasculares, la dislipidemia y enfermedades crónicas como la diabetes.

El consumo de tuna previene la indigestión y el estreñimiento porque tiene una cantidad importante de fibra, lo cual ayuda a mejorar la salud estomacal.

Por su importante contenido de calcio y magnesio, dos minerales que proporcionan salud a la estructura ósea, alimentarse con tuna contribuye a la salud de los huesos.

Finalmente, el consumo de tuna mejora la función plaquetaria ayudando a una correcta coagulación de la sangre y permitiendo la rápida cicatrización de las heridas.

Regiones productoras

En Perú, la tuna se produce en 16 departamentos, siendo los de mayor producción Ayacucho (20,25 %), Huancavelica (14,65 %), Arequipa (14,84 %), Lima (14,02 %) y Apurímac (8,25 %).

Variedades de tuna

En nuestro país se cultivan tres tipos de tuna de colores verde o blanca, roja o guinda, y amarilla o anaranjada.

Versatilidad en agroindustria

La tuna no solo es una tuna sabrosa, saludable y resiliente al cambio climático, sino también posee un gran potencial para la agroindustria alimentaria, dado que permite producir helados, mermelada, néctar, jugo, yogur, infusiones, entre otros. A ello se suma la tintura de la cochinilla que es netamente natural.

Asimismo, puede aprovecharse en la industria cosmética para producir jabón, shampoo, cremas humectantes, y en la industria textil con el aprovechamiento de las pencas para fibra vegetal y la cochinilla como tinte orgánico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here