El Perú cerró el año pasado como potencia mundial en jengibre. Se ha convertido en el cuarto exportador de Kion o jengibre y el sexto de mayor rendimiento por hectárea en el mundo, principalmente promovida por la activa participación de pequeños productores de la región Junín, según informó el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri).

Los primeros exportadores de jengibre son China, Tailandia y Países Bajos, el Perú es el cuarto exportador de jengibre en el mundo. Si se descuenta la participación de Países Bajos, que no produce jengibre, sino que es un gran comercializador de este, el Perú sería el tercer exportador de ese producto en el planeta.

Sin duda, el papel de los pequeños productores de jengibre de la Sierra ha podido enfrentar con éxito el desempeño casi monopólico de las exportaciones de China. Esto gracias a la ejecución de una estrategia exportadora muy inteligente, que incluso ha facilitado su acceso a los mercados más importantes de Europa y Estados Unidos.

Avance sostenido de Kion

Detalló que el Perú experimentó en los últimos años un incremento extraordinario en sus exportaciones de kion con un crecimiento promedio de 42.8 % anual. Hasta el 2017, ocupaba el quinto lugar en el mundo como país exportador, pero en el 2018 superó a la India y pasó a ocupar el cuarto lugar hasta la fecha.

Además, pese a la presencia casi monopólica de la producción China, el Perú logró ubicarse este año como el tercer abastecedor de jengibre convencional a Estados Unidos, después de China y Tailandia. Además, con el “jengibre orgánico” nuestro país ha desplazado a China del mercado norteamericano y se constituye como el más importante proveedor.

Excelente calidad

El “kion peruano” fundamentalmente de origen orgánico, posee una excelente calidad,  tamaño pequeño y un sabor mucho más intenso que el jengibre convencional, lo que ha permitido impulsarlo como producto único y de enorme potencial para conquistar nuevos mercados.

En la actualidad, China representa el 67% de la oferta mundial en promedio del jengibre, mientras el resto de países proveedores como Tailandia, Países Bajos y el Perú. Los cuales tienen en conjunto una participación promedio de solo un 16.4%. Aunque en los últimos dos años han obtenido una mayor presencia y representan el 20% del mercado total (2018-2019).

Mayor rendimiento

Del mismo modo, el Perú es el sexto país con mayor rendimiento de jengibre por hectárea en el mundo. Según cifras del sector, el promedio es de 18.5 toneladas por hectárea; y con buenas semillas certificadas se ha alcanzado alrededor de 25 toneladas por hectárea.

Un poco más del 90% de jengibre se cultiva en la región Junín, que poseen las mejores condiciones ecológicas para su siembra. Esto específicamente en las provincias de Chanchamayo y Satipo. En distritos como Pichanaki, Satipo, San Martín de Pangoa y Mazamari, que se ubican en el Vraem (Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro).

El periodo vegetativo del cultivo del kión dura de 6 a 8 meses (dependiendo de la altitud de la zona de producción, entre 800 y 1,200 metros sobre nivel del mar). Las siembras de ese producto se dan entre agosto y setiembre. Las cosechas se inician en mayo y se extienden hasta abril del siguiente año.

A nivel mundial, el Perú se constituye como el décimo tercer productor mundial de jengibre, superado por países de Asia y África.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here